Nacid@s tal día como hoy… 24 de marzo: José Bódalo, Agustín González, Roscoe «Fatty» Arbuckle, Steve McQueen y Curtis Hanson

Área de Cine y Audiovisual / Cine Club

Información complementaria a los ciclos del Área de Cine y Audiovisual (Cineclub universitario / Aula de cine) de La Madraza. Centro de Cultura Contemporánea. Universidad de Granada.

Enlaces a publicaciones relacionadas:

José Bódalo (1916-1985) y Agustín González (1930-2005)

Empezamos hoy hablando de cine español. En concreto del, por desgracia, tan denostado y olvidado cine español previo al advenimiento de la  democracia; aquel realizado por mujeres y hombres en los duros y complejos tiempos de la dictadura. En esos años se hicieron malas, mediocres, correctas, buenas y muy buenas películas. E incluso algunas  obras maestras. Por tanto, como en casi todas las épocas -bueno quizás  se puedan encontrar unas cuantas más mejores entonces que en época  reciente-. La única salvedad es que para hacer las buenas, muy buenas o  las maestras, l@s cineastas tuvieron que sortear muchos obstáculos -llámense censura o créditos a la producción-, andar, en más ocasiones  de las deseadas, por el alambre o, lo que es peor, por el filo de la  navaja, al atreverse a tratar temas y/o personajes de los que el régimen  franquista no quería ni oír hablar. En resumen, no era nada fácil ni  cómodo ni grato hacer cine (o teatro) en esos años. Y aun así se  hicieron excelentes películas de muchos estilos, formas y géneros. Y en  algunas de ellas participaron los dos magníficos actores de reparto  nacidos un día como hoy: hace 104 años, el argentino de nacimiento,  español de adopción JOSÉ BÓDALO, y hace 90, el madrileño AGUSTÍN GONZÁLEZ. Como tod@s l@s grandes intérpretes de reparto de todas las cinematografías del mundo, su arte consistió en desaparecer, pero nunca del todo, bajo las diferentes máscaras de sus personajes, encarnando así a ese funcionario, médico, policía, dependiente, padre de familia, oficinista, terrateniente, socio, portero de finca, maestro, barrendero, hermano, marido o novio más o menos espabilado, amigo o rival, jovial o «sombrón», de l@as protagonistas. En CineClub hemos dedicado, siempre que ha sido posible, un espacio a la reivindicación del buen cine realizado durante el franquismo y en algunos de ellos hemos podido disfrutar del  trabajo de ambos actores. Ciclos como los que tenéis reflejados en los siguientes carteles y en los que, por ejemplo, conmemorábamos en febrero  de 1996 la llegada a España del cine un siglo antes (MEMORIA DEL CINE ESPAÑOL). O repasábamos, en febrero de 2014, la magnífica cosecha del desconocido cine negro español de esos años, sin el cual es imposible entender el estupendo estado del «noir» español actual (REDESCUBRIR EL CINE ESPAÑOL I: CINE NEGRO Y POLICIACO): en este ciclo pudimos ver un magnífico trabajo de Bódalo en la excelente «El salario del crimen«. O disfrutábamos, en febrero del año siguiente 2015, de la no menos excelente, está sí más conocida, cosecha de comedias (REDESCUBRIR EL CINE ESPAÑOL II: LA COMEDIA CLÁSICA). O reflexionábamos, en abril de 2010 y en colaboración con el Seminario de Medio Ambiente y Calidad de Vida, sobre el actual contraste entre la vida en el campo y en la ciudad, para lo que recuperábamos dos joyas del cine de esos años -y una actual- (NATURALEZAS VIII: MENOSPRECIO DE CORTE Y ¿ALABANZA DE ALDEA?). O sencillamente rendíamos homenaje en octubre 2013, tras su fallecimiento, a Alfredo «el Grande», Alfredo Landa, con un mini ciclo en el que, de paso, podíamos ver dos excelentes trabajos de Agustín González, muy diferentes tanto en tono como en época y condiciones de realización -que no en calidad-, a saber, «Atraco a las tres» y «Los santos inocentes«. Volveremos sobre esta presencia del cine español, cercano o lejano, en el CineClub Universitario.

Tres documentos, impagables, sobre el gran JOSÉ BÓDALO (una entrevista y dos documentales sobre su carrera).

Su mítica interpretación en DOCE HOMBRES SIN PIEDAD (Obra completa):

La carrera del gran AGUSTÍN GONZÁLEZ:

¿Quién no ha visto, no recuerda o no ha dicho alguna vez esto? ¿no? Ea, pues nunca es tarde: Agustín González en estado puro en LA ESCOPETA NACIONAL.

Roscoe «Fatty» Arbuckle (1887-1933)

Retrocedamos ahora aun más en el tiempo. Volvamos al periodo silente para  hablar de un magnífico cómico que brilló con poderosa luz si bien más  breve de lo deseada. Se llamaba Roscoe Arbuckle pero en la gran pantalla  era «Fatty». Nacido un día como hoy hace 133 años, ROSCOE «FATTY»  ARBUCKLE fue el  único que pudo competir por el favor del público con el fenómeno  «Chaplin» cuando aun trabajaban para Mack Sennett en su legendaria  productora Keystone, la mayor fábrica de comedias que jamás haya  existido. Una (sana) rivalidad que se mantuvo cuando ambos se  independizaron y continuaron sus respectivas carreras simultaneando las  facetas de productores, directores e intérpretes de sus propios  trabajos. El humor de Arbuckle siempre fue más tosco, más sustentado  sobre los pilares más tradicionales del «slapstick», es decir, hacer reír a base de golpes y caídas, pero ello no significaba que no buscara  de vez en cuando otro tipo de comicidad. Arropado por dos secundarios de lujo, Al St. John y un novato, genio en ciernes, Buster Keaton, las  historias de «Fatty» se articulaban sobre devaneos amorosos de todo tipo -adulterio incluido- entre varios personajes masculinos y uno, a lo sumo  dos, femeninos, en diferentes espacios, que era lo que le permitía trabajar sobre las variables cómicas correspondientes: una residencia de  señoritas, un hospital, un hotel, una feria, una playa, un tienda de comestibles, una carnicería, etc. Y en todas estas historias y espacios  siempre encontraba un momento para vestirse de mujer, acrecentado aun más el enredo y el equívoco sexual. En la 6ª entrega de nuestro ciclo dedicado a reivindicar el cine mudo, NO NECESITABAN PALABRAS TENÍAN ROSTROS (JOYAS DEL CINE MUDO), pudimos ver cuatro buenas muestras de lo aquí  expuesto, en cuatro de sus cortometrajes: «Fatty carnicero«, «Fatty en la feria«, «Fatty, botones» y «Buenas noches, enfermera«. En el taller que en el Aula de Cine dedicamos al cine silente, «Fatty» es cita obligada al tratar la comedia muda, con especial atención a «Fatty en la  feria» y su sorprendente juego de ruptura de la cuarta pared con el público, auténtica lección de metalenguaje, de modernidad. El resplandor  de Fatty se apagó tras un escabroso escándalo en 1921. En 1975, el director norteamericano James Ivory se acercó a ese hecho, de manera velada, en la solo correcta «Fiesta salvaje«.

Un recuerdo de la obra de FATTY ARBUCKLE:

«FATTY EN LA FERIA», completa. La calidad no es nada buena, pero a partir del minuto 11, podéis ver ese detalle de metalenguaje, tan moderno, arriba comentado:

Una curiosidad: el mismo gag, el mismo chiste, en el tiempo. Much@s no lo sabréis pero el famoso y hermoso baile de los panecillos de Chaplin en «La quimera del oro», fue ideado por «Fatty» varios años antes. Sin embargo Chaplin convirtió la brillante ocurrencia en ARTE. Y luego Johnny Deep le rindió un adecuado homenaje.

Steve McQueen (1930-1980)

STEVE McQUEEN fue uno de los actores más carismáticos de su generación; esa que  comenzó a trabajar en los años 50 y que hizo de puente entre el cine clásico y el cine moderno norteamericano; esa donde también estaban Marilyn Monroe, Paul Newman, Ann Bancroft o Jack Lemmon. Nacido tal día como hoy hace 90 años, McQueen siempre fue él mismo en sus películas, siempre sus personajes tuvieron algo de su carácter inconformista, poco convencional: un hombre aparentemente corriente pero nunca un tipo  común. Su paradigmática -es ya una coletilla, un tópico, referirse a él así- actitud «cool» se ha paseado por la pantalla de CineClub en tres  ocasiones -por cierto que si alguien quiere saber que se entendía entonces y hoy por «ser cool», quizás este enlace se lo aclare: Cool-tura, cómo se define lo ‘cool’.  Veréis que «se non è vero, è ben trovato» y que cuadra a la perfección con McQueen y sus personajes). Como decíamos, tres veces, tres  magníficas películas de las 44 que forman su carrera, la mayoría con  idéntica valoración: «Los siete magníficos», «Comando», «La gran  evasión», «Amores con un extraño», «Nevada Smith», «El Yang-Tsé llamas», «El caso de Thomas Crown (según al actor, su personaje más difícil por  ser el más diferente a él), «Los rateros», «Junior Bonner», «Papillón»,  «El enemigo del pueblo», «Tom Horn». Y tres personajes inmortales,  imborrables, puro McQueen. El primero, «El chico de Cincinatti», brillante jugador de póker protagonista de «El rey del juego«, film que pudimos ver en noviembre de 2004 dentro del ciclo que hicimos en colaboración con XXV Festival Internacional de Jazz de Granada, ALL THAT  JAZZ!!!. Le siguió, en mayo de 2007 y dentro de la vigésimo primera entrega de CLÁSICOS RECUPERADOS, su atracador de bancos, de férreo  código ético, «Don McCoy» en «La huida«. Y acabamos de momento -hace tiempo que tenemos un ciclo dedicado a él dando  vueltas, en preparación- con otro personaje, en este caso del lado de la ley y el orden pero también muy, muy suyo, y con otro código de  actuación no menos particular, el «teniente Frank Bullitt», protagonista de un film «noir» que supuso casi la puesta de largo de lo que llamamos thriller moderno: «Bullitt«, película que se proyectó, excepcionalmente, en un espacio tan especial como el  Auditorio del Parque de las Ciencias, y con la que cerrábamos el ciclo dedicado al cine negro que realizamos en mayo de 2009, REDESCUBRIR EL  CINE DE GÉNERO II: EL CINE NEGRO -su cartel anunciador, que algun@ conservará se apoyaba en esta poderosa imagen del clásico «Retorno al  pasado» que aquí os dejamos-. Ese ciclo sirvió de complemento al taller sobre el «noir» que se impartió durante ese mismo mes en el Aula de Cine.

En breve: el carisma de STEVE McQUEEN.

Un revelador documental sobre STEVE McQUEEN, el actor y sus personajes (en v.e.).

Un largometraje documental reciente (2014) sobre su vida: I AM STEVE McQUEEN (completa. v.o.s.inglés).

Algunas escenas y secuencias icónicas de su carrera: LA GRAN EVASIÓN.

BULLITT

LA HUIDA

Y la música de algunos de sus films: ¡¡puras joyas de la música cinematográfica!!

BULLITT de Lalo Schifrin.

EL REY DEL JUEGO de Lalo Schifrin.

LA GRAN EVASIÓN de Elmer Bernstein.

LOS SIETE MAGNÍFICOS de Elmer Bernstein.

EL CASO DE THOMAS CROWN de Michel Legrand.

PAPILLÓN de Jerry Goldsmith.

EL YANG-TSE EN LLAMAS de Jerry Goldsmith.

LA HUIDA de Quincy Jones.

Curtis Hanson (1945-2016)

Y acabamos por hoy sin dejar el cine negro que, como os apuntábamos en  alguna entrada de días precedentes, ha tenido una notable presencia en  las actividades del CineClub Universitario. Corría el mes de mayo de 1999  cuando desde Aula de Cine organizamos un taller en este caso más  específicamente centrado en las muestras más recientes del «noir», o  para ser más exactos, del thriller: EL THRILLER CONTEMPORÁNEO. DE «FUEGO  EN EL CUERPO» A «L.A. CONFIDENCIAL». Este último film, aun reciente el  eco de su estreno y éxito, nos servía de límite en nuestro recorrido por  el género desde inicios de los 80 hasta mediados de los 90. El taller  tuvo su ciclo complementario, NEGRO RECIENTE, que se cerró precisamente  con la proyección, por vez primera en Granada en v.o.s.e., del film  dirigido por CURTIS HANSON, prometedor cineasta que tras un arranque muy atractivo, transitando con brillantez  y cierta originalidad por las reconocibles rutas del thriller de  suspense, de raíz más o menos hitchcockiana -«Falso testigo«, «Malas influencias«, «La mano que mece la cuna«, o «Río  salvaje«-,  tocaba techo con la excelsa «L.A. Confidencial«. Hanson, nacido un día como hoy hace 75 años , dirigió de manera admirable, con  una solidez y energías arrebatadoras, con un dominio de la puesta en escena envidiable, esta adaptación de la novela homónima de James  Ellroy, apoyándose en un equipo interpretativo de calidad pero que le  respondió de forma aun más superlativa: Kim Basinger, Russell Crowe, Guy Pearce, Danny De Vito, John Cromwell y, sobre todo, un memorable Kevin Spacey. Lastima que la carrera posterior de Hanson hasta su muerte en 2016, no siguiera esa línea de calidad, si bien es muy, muy recomendable  su trabajo para televisión sobre la crisis de la economía estadounidense en 2008 y cómo la afrontó el gobierno del país, protagonizada por James Woods y William Hurt, «Malas noticias», también conocida como «Demasiado grandes para caer«.

CURTIS HANSON entrevistado sobre L.A. CONFIDENCIAL (v.o.s.inglés).

HANSON habla sobre el film (en v.o.s.e.).

La magnífica banda sonora de L.A. CONFIDENCIAL de Jerry Goldsmith.