El gabinete del Doctor Caligari (1919), La caída de la Casa Usher (1926-1928) y El Corazón Delator (1928)

Área de Cine y Audiovisual / Aula de Cine/Cineclub

Introducción

El gabinete del Doctor Caligari (1919), La caída de la Casa Usher (1926-1928) y El Corazón Delator (1928) son tres de las películas que integran el ciclo No necesitaban palabras, tenían rostros (joyas del cine mudo XII): Weimar, la república del doctor Caligari (1919-2019), que el Cineclub universitario / Aula de cine de La Madraza, en colaboración con el  Goethe Institut nos ofrece este mes de octubre de 2019, todos los martes y viernes, a las 21:00 horas, en la Sala Máxima del Espacio V Centenario. Dichas películas serán proyectadas con intertítulos en español y la entrada a las mismas será libre hasta completar aforo. Si bien, en esta sala y durante las proyecciones, NO ESTÁ PERMITIDO comer ni hacer uso de dispositivos móviles. Os agradecemos vuestra colaboración.

 

El gabinete del Doctor Caligari (1919)

El doctor Caligari, con su dominio de la hipnosis para controlar las voluntades de la gente y llevarlos al crimen, no era sino un loco… militarista. El film era una parábola simbólica sobre el militarismo diseñada por dos feroces antimilitaristas que pretendían mostrar su rechazo hacia una I Guerra Mundial tan feroz como desastrosa, los guionistas Hans Janowitz y Carl Mayer. El doctor Caligari, que domina la voluntad del joven Cesare, obligándole a matar, es un arquetipo del general que obliga a los soldados -sin voluntad ni libertad- a matar a sus semejantes. Los militares son unos locos asesinos, tratan de hacernos comprender Wiene, Mayer y Janowitz a través de un cuento fantástico hábilmente diseñado para burlar la censura.

La caída de la Casa Usher (1926-1928)

Rodada de manera artesanal en una cochera de Rochester (Nueva York), este cortometraje de abierta estética expresionista y espíritu vanguardista es el más temprano film estadounidense realizado a partir de la estrecha colaboración entre artistas plásticos y poetas. A partir del famoso relato del “genio de Boston”, el médico, editor y fotógrafo James Sibley Watson, Jr. (1894-1982) ideó los efectos visuales que destacan en la película, mientras que su colega de Harward, el escritor Melville Folsom Webber (1896-1947) se encargó del delicado diseño visual, inspirado en frescos medievales.

El Corazón Delator (1928)

De la mano del guionista y director de origen alemán Charles Klein (1898-1981), he aquí otro maravilloso ejemplo de la vanguardia estadounidense de la década de los 20, que adopta la puesta en escena de El gabinete del dr. Caligari para mostrarnos la subjetividad deformada del demente protagonista del relato de Poe en una, por cierto, muy fiel adaptación. Las posteriores manipulaciones del material filmado así como las brillantes secuencias de montaje, dramatizan de forma vibrante los momentos de patología extrema.

Cierre

El cine Expresionista  más  que suponer el inicio de una tendencia, surgió durante el clímax  de la  misma. Por lo tanto, debemos  buscar la raíz del cine fantástico alemán en las películas de Paul Wegener (muchas de las cuales codirigió, coescribió y protagonizó)  porque son la primera fusión de éxito entre una alta cultura (artística) y escasos medios (técnicos). Lo que verdaderamente dio impulso a esta tendencia fue el  extraordinario éxito de crítica y público que EL GABINETE DEL DOCTOR CALIGARI obtuvo, en Francia primero y en los Estados Unidos después. Este hecho animó a productores y directores alemanes a buscar temas alemanes y que a la vez gozasen de la consideración de “artísticos”. Escogieron el expresionismo porque era un  movimiento cultural que por entonces  disfrutaba  de una identidad  propia y de un reconocimiento internacional en el mundo del arte.

Fuente:  Cuaderno del ciclo No necesitaban palabras, tenían rostros (joyas del cine mudo XII): Weimar, la república del doctor Caligari (1919-2019).