MIEDO Y DESEO (1953)

Área de Cine y Audiovisual / Cine Club

“En su estructura: alegórica. En su concepto: poético. Un drama de un hombre perdido en un mundo hostil buscando su camino hacia la comprensión de sí mismo y la de su propio entorno vital. Está arriesgando más allá en su odisea frente a un enemigo invisible pero fallecido que le envuelve; pero un enemigo que, bajo una mirada escrutadora, parece ser casi extraído de su mismo molde. Probablemente signifique algo diferente para la gente y debería serlo”.

 Carta enviada por Kubrick al distribuidor Joseph Burstyn, glosando las inquietudes intelectuales de MIEDO Y DESEO.

“Un fragmento de la guerra, tenso y tirante, impreso en este documental sazonado de drama. Su tema, la animalización del hombre a través de la química diabólica de la guerra, está conseguido a través de un elocuente movimiento y convicción. Rodada en localizaciones de California, el film tiene la marca de calidad y de sinceridad. Naturalmente, su mejor recepción estará en las audiencias selectivas. El responsable del film es el polifacético Stanley Kubrick, un joven de veintidós años que lo ha producido, dirigido, fotografiado y montado”

Mandel Herbstman

Crítica del estreno de MIEDO Y DESEO aparecida en ‘Motion Picture Herald’

Presentación

El viernes, 2 de febrero de 2018, a las 21:00 horas, en la Sala Máxima del Espacio V Centenario, el Cineclub Universitario / Aula de Cine  comienza el ciclo Maestros del Cine Moderno (VI): Stanley Kubrick (1ª Parte), con la proyección de la película «Miedo y deseo (1953)«. En versión original con subtítulos en español. Entrada libre hasta completar aforo.

Miedo y Deseo: Un film pretencioso e incompleto

Definida por su autor como “un film pretencioso e incompleto”, MIEDO Y DESEO fue excluida por deseo de Kubrick de cualquier homenaje o retrospectiva dedicada a su obra, incluso alimentó la leyenda de la destrucción del negativo y las copias por orden de su director. Pero cuarenta años más tarde, cinco antes de su muerte, el largo se proyectó en distintos festivales y empezó a circular en el mercado del vídeo doméstico incluyendo su estreno en algunas salas de París. El director montó en cólera y acudió en busca de ayuda a la Warner Bros con la intención de borrar cualquier vestigio de su ópera prima. No lo consiguió y se produjo el efecto contrario, seguido de los primeros estudios que intentaron ubicar la película dentro del “corpus” de su filmografía.

Miedo y Deseo: Fábula belicista

Howard Sackler, poeta emergente, escribe una fábula belicista donde la guerra, fuera de cualquier coordenada realista, sirva de pretexto a una serie de pulsiones emotivas y destructivas, abundantes en monólogos interiores sobre la alienación individual y moral de una patrulla perdida, tras las líneas enemigas, integrada por cuatro hombres.

La voz en off inicial nos presenta el comando integrado por un teniente, el sargento y dos soldados como unos seres erráticos, turbados, en plena zozobra, sin otro país aparte de su mente. Matan a tres militares enemigos que están comiendo un estofado de carne; hacen prisionera a una chica que pescaba, Virginia Leith, que dejan bajo la custodia de Sidney, un juvenil Paul Mazursky en los inicios de su carrera, antes de pasar a la dirección. El actor asume una inusual “performance” con la joven atada a un árbol mientras recita pasajes de “La Tempestad” de William Shakespeare, como si fuera el Próspero de la obra, perdido en una isla desierta después de naufragar su barco. El actor con más experiencia del cuarteto es Frank Silvera (Mac), que había intervenido en ¡Viva Zapata! (Elia Kazan, 1952), y tiene a su cargo la mejor secuencia que documenta el descenso fluvial en una precaria embarcación de madera, recreado el trayecto de forma fantasmagórica, espectral, casi una sombra, mientras repite un texto de resonancias existencialistas y busca dar un sentido a su vida con el asesinato de un general avistado en un aeropuerto de campaña. La misión de acabar con el general y su ayudante corren a cargo del resto de miembros de la patrulla. Durante el ataque descubren que las víctimas son sus dobles, como si anticipara Kubrick el desdoblamiento de algunos personajes de sus futuras ficciones.

Cierre: Un apunte experimental

Recibida de forma desigual por la crítica, MIEDO Y DESEO es rápidamente olvidada y sepultada entre los estrenos del año. Solo emerge en los noventa como una pieza amputada del resto de su obra, una rara curiosidad en el devenir de su megalómano autor. En todo caso, MIEDO Y DESEO fue un apunte experimental al que, desde un análisis a nivel del subconsciente, permite dibujar una línea de continuidad -en constante evolución- con el resto de su producción. MIEDO Y DESEO resulta un punto de partida o un referente para títulos como Senderos de gloria y sobre todo La chaqueta metálica en su aportación al género antibelicista, o de 2001: una odisea del espacio y El resplandor, en un sentido más abstracto o alegórico.

Fuente: Cuaderno del Cineclub Universitario / Aula de Cine.

Te animo a compartir este post para que llegue al mayor número de personas posibles. ¡Muchas Gracias!