Cargando Eventos

<< Volver a la agenda

- / Sala de Exposiciones del PTS (planta alta)

El último bosque

Katarzyna Pacholik

Área de Artes Visuales / Área de Artes Visuales

DURACIÓN: del 12 de abril al 30 de junio de 2018
HORARIO: de lunes a viernes de 11:00 h a 14:00 h y de 17:00 h a 19:00 h
LUGAR: Sala de Exposiciones (planta baja) del PTS


El último bosque

Hoy en día estamos condicionados por la globalización, el consumismo y las nuevas tecnologías y esta situación ha cambiado drásticamente nuestra percepción del tiempo y del espacio. El tiempo parece correr cada vez más de prisa y parece dejarnos siempre sin tiempo. Según Byung-Chul Han este sentimiento se lo debemos a la atomización del tiempo. Como dice el autor, hoy en día experimentamos una discontinuidad del tiempo, que se nos presenta como picos de actualidad, puntos únicos del presente no conectados entre sí, picos que no crean una unidad continua.

Este concepto se asemeja a la llamada vida líquida de Zygmunt Bauman, donde el filósofo describe el mundo reinado por la interrupción, incoherencia y ruptura. Según Bauman, nuestra línea temporal no tiene flecha, es decir el tiempo no va encaminado hacía ningún lugar y por lo tanto no tiene conclusión y no estructura nuestras vidas. Han describe un mundo donde cada instante es igual al otro y no existe un rumbo que de sentido y significación a la vida. Cuando cada momento es igual al otro ninguno es importante ni decisivo. Ninguno es definitivo. Cuando ya no es posible determinar qué tiene importancia, todo pierde importancia.

Al entrar en la Selva de Bialowieza, uno de los últimos bosques vírgenes en Europa situado en la frontera entre Polonia y Bielorusia, parece que el tiempo se ha parado. Desde cientos de siglos esta parte de la selva, hoy bajo la denominación de reserva estricta, ha sido protegida y no ha sido regulada por el ser humano. Es un real reino de la naturaleza que dicta su propio ritmo en el que la vida y la muerte forman parte del mismo proceso. A primera vista nos choca el caos presente en la selva, pero después de un momento nos damos cuenta de que es realmente un orden natural y todo ocupa su lugar adecuado. En la selva todo sucede en un tiempo paralelo al nuestro. El tiempo allí tiene un orden que estructura la vida en el bosque y dota cada acontecimiento de sentido. La vida en la selva está guiada por las cuatro estaciones del año donde cada suceso tiene su momento apropiado y requiere de un tiempo propio. Allí la aceleración actual no tendría ningún sentido.

El ahora en la selva no está construido por los picos del presente, es continuo, eterno. Esa eternidad invita a la contemplación y demora.

Sobre la artista

Katarzyna Pacholik, arquitecta y artista, al concluir los estudios de Arquitectura en Lodz (Polonia), inicia su carrera artística matriculándose en el Grado en Bellas Artes en la Universidad de Granada. Actualmente, cursa el Máster de Producción Artística en la Universidad de Málaga. Ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales entre ellas en el Palacio Condes de Gabia en Granada, Fundación Valentín de Madariaga y Oya en Sevilla, Universidad Complutense de Madrid, Palacio Medici-Ricardi en Florencia (Italia) o Galería Rondo Sztuki en Katowice (Polonia).