MANDY (1952)

Área de Cine y Audiovisual / Cine Club

Palabra de Mackendrick

No decidí hacer Mandy por razones sociales. Cuando Les Norman me pidió que la dirigiera, acepté porque compartía su entusiasmo por las posibilidades que ofrece el cine a la hora de explicar al público cómo debe sentirse un niño sordomudo”.

Los niños suelen ser mejores actores que los adultos porque tienen una mayor capacidad para aceptar y creerse cualquier situación. En general, son más fáciles de dirigir que los adultos, especialmente, si la escena contiene emociones simples y directas”.

Alexander Mackendrick

Presentación

CCU-ciclo-febrero17b    Hoy viernes, 10 de Febrero de 2017, a las 21:00 horas, el ciclo “Maestros del Cine Clásico (X): El cine de Alexander Mackendrick” nos ofrece la película “Mandy (1952)”, en la Sala Máxima (Antigua Facultad de Medicina). Entrada libre hasta completar aforo.

   El ciclo está organizado por el Área de Cine y Audiovisual (Cine Club Universitario / Aula de Cine) de La Madraza.Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada y cada una de las películas que lo componen se proyectan en versión original en inglés con subtítulos en español.

Tema de Mandy

El tema de Mandy en palabras de Mackendrick:

presentar dos tipos distintos de amor, no entendido en sentido sexual, y enfrentarlos: el amor posesivo, de protección, y otro tipo de amor que intenta que la persona a la que se quiere se haga fuerte y sea capaz de sobrevivir por su propia cuenta, para lo que puede ser necesario incluso llegar a abandonarla”.

Alexander Mackendrick

El conflicto en torno a Mandy

mandy    Si bien la sordomuda Mandy (Mandy Miller) es el eje alrededor del que giran los demás personajes, el auténtico conflicto que presenta es el de los adultos que la rodean: la madre, el padre y el maestro que la educa. La madre, Christine (Phyllis Calvert), se fija el objetivo de que la niña sea capaz de entender y de hablar, valerse por sí misma en definitiva, que sea autosuficiente para lo cual no duda en enfrentarse a su propio esposo y a la familia de éste. El padre, Christine (Terence Morgan), responde al prototipo del amor posesivo, protector, que pese a sus buenas intenciones podría condenar a la niña a un futuro de total desamparo. Y el educador de Mandy, Richard Searle (Jack Hawkins), un maestro de sordomudos enamorado de su trabajo, no titubea tampoco en hacer frente a quienes intentan obstaculizar su labor mediante la calumnia y la murmuración.

Mandy no es un melodrama al uso

   La película posee un discurso propio que, entre otras cosas, contribuye a que el relato transite por caminos poco o nada sensibleros: no es un melodrama hecho para llorar sino para incitar a la reflexión. Incluso los momentos que son más propensos al exceso apuntan antes hacia la razón que hacia el sentimentalismo.

   Mandy está muy lejos de ser un melodrama desaforado. Y lo está, entre otras cosas, porque el cineasta intenta, en todo momento, rebajar el efecto que sobre sus personajes producen las pasiones: así, cuando lleguen a oídos de Harry los rumores de la infidelidad de su esposa, en lugar de darles crédito y precipitar el escándalo preferirá entrevistarse previamente con ella. Pero, sin duda, el ejemplo más ajustado de esta contenida (y muy británica) manera de abordar un material melodramático lo encontramos en ese escueto intercambio de frases en el interior de un coche a través del que los amantes finiquitan su relación cuando ésta ni siquiera había empezado.

La historia de Mandy: La historia de un tránsito entre dos espacios

Mandy-film   La historia de Mandy es la historia de un encierro. O, mejor, es la historia del tránsito entre dos espacios: del confinamiento del patio trasero de la casa de los Garland al solar donde juegan los niños en libertad. La niña sordomuda, que al principio de la película era incapaz de relacionarse, acabará, después de un dilatado y complicado periodo de aprendizaje, adquiriendo las herramientas necesarias para comunicarse con los demás.

   Mandy: Reproducción del punto de vista infantil en una película de Mackendrick

   Para abundar en la idea de que Mandy no va a poder enfrentarse a ese mundo que bulle al otro lado del muro mientras no aprenda a hablar, su primera huida del patio se saldará con un rotundo fracaso. El perrito de Mandy aprovecha que el lechero ha dejado la puerta del patio abierta para escapar. La niña lo sigue hasta la carretera y está a punto de ser atropellada por un camión. Cuando el conductor desciende del vehículo y comienza a reprender a la niña por su imprudencia, por vez primera, el relato adopta el punto de vista (sonoro) de Mandy: es decir, a través de planos cada vez más cercanos, de la niña y del camionero que le está gritando, la planificación nos va acercando a la (distorsionada) percepción que la niña tiene de lo que está sucediendo. Pero esa reproducción de la peculiar manera de percibir el mundo que tiene la niña no se completará hasta que a los primerísimos primeros planos de la boca del camionero los acompañe, en la banda de sonido, un silencio atronador. Estamos, pues, ante la primera tentativa de reproducción del punto de vista infantil que se ensaya en una película de Mackendrick.

Ficha Técnica

 

  • mandyAño.- 1952.
  • Duración.- 93 minutos.
  • País.- Gran Bretaña.
  • Género.- Drama.
  • Título Original.- Mandy.
  • Director.- Alexander Mackendrick. 
  • Argumento.- La novela “The day is ours” (1946) de Hilda Lewis.
  • Guión.- Nigel Balchin & Jack Wittingham.  
  • Fotografía.- Douglas Slocombe (B/N).  
  • Montaje.- Seth Holt. 
  • Música.- William Alwyn. 
  • Productor.- Leslie Norman & Michael Balcon.  
  • Producción.- Ealing Studios.
  • Intérpretes.- Phyllis Calvert (Christine), Mandy Miller (Mandy), Jack Hawkins (Searle), Terence Morgan (Harry), Godfrey Tearle (sr. Garland), Marjorie Fielding (sra. Garland), Nancy Price (Jane Ellis), Edward Chapman (Ackland), Patricia Plunkett (señorita Crocker), Eleanor Summerfield (Lily Tabor).
  • Premios.- Premio Especial del Jurado. Festival de Venecia.

CCU-ciclo febrero17

    Fuente: Cuaderno del Cine Club Universitario / Aula de Cine.