LA PRINCESA MONONOKE (1997)

Área de Cine y Audiovisual / Cine Club

«[…] es mala idea encajonar todo lo tradicional dentro de un pequeño mundo de cultura popular. Rodeados por la alta tecnología y sus endebles dispositivos, los niños están perdiendo sus raíces cada vez más. Debemos informarles sobre la riqueza de nuestras tradiciones«.

Noriko T. Reider

Presentación

Miyazaki    Hoy, martes 24 de Enero de 2017, a las 21:00 horas, en la Sala Máxima (Aula Magna de la antigua Facultad de Medicina (Av.de Madrid), continuará el ciclo Maestros de Animación (I): Hayao Miyazaki, con la proyección de “La princesa Mononoke (1997)“.

   El ciclo está organizado por el Área de Cine y Audiovisual (Cine Club Universitario / Aula de Cine) de La Madraza.Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada y cada una de las películas que lo componen se proyectan en versión original en japonés con subtítulos en español.

   El Precio normal de la entrada son 2 €; precio con carnet del Cineclub, 1,50 € y abono 10 sesiones, 9 €. Las entradas pueden recogerse en taquilla, ubicada en la mencionada Sala Máxima (Aula Magna de la antigua Facultad de Medicina), a partir de las 20:00 horas, aproximadamente.

El imaginario cultural japonés en La princesa Mononoke

   A lo largo de su metraje la película efectúa un despliegue de seres fantásticos y personajes mitológicos arraigados en el acervo cultural japonés. Laura Montero Plata, en su obra El mundo invisible de HayaoMiyazaki, menciona algunas narraciones del imaginario popular japonés, que pueden localizarse en La princesa Mononoke:

  • El cuento «Diplomacia» recopilado por Lafcadio Hearn en su obra Kwaidan. Cuentos fantásticos del Japón. En el que se hace alusión a la creencia japonesa de que la ira contenida de una persona puede proyectarse a la realidad aún después de la muerte de su portador. Similar a la escena en la que Moro, la jefa del clan de los lobos, después de muerta por decapitación, es capaz de arrancarle un brazo a Lady Eboshi.
  • El personaje de cuento Kizu Hime, la princesa o doncella marcada, en la que Miyazaki admite haberse inspirado para crear a San, la princesa Mononoke, sustituyendo la cicratiz por un tatuaje para que el personaje no resultara excesivamente aterrador. Pasando la marca al brazo del principe Ashitaka, a modo de maldición.

la-princesa-mononoke

  • Miyazaki introduce en La princesa Mononoke varios tipos de Yōkai, seres fantásticos de la cultural popular japonesa, muy presentes en entornos rurales, que suelen tener un carácter ambiguo. Uno de ellos, el responsable de la expulsión del pueblo de Ashitaka, es Tatarigami: el dios maldito. Otro grupo de Yōkai, los mensajeros divinos, tienen su reflejo en Moro y Okkoto en tanto que líderes de los clanes de los lobos y de los jabalíes respectivamente.
  • En la tradición japonesa los animales albinos, como el lobo o el jabalí, suelen representar el papel de intermediarios entre los seres humanos y las divinidades. Los lobos, además, custodiaban montañas y bosques.

princesa_mononoke

  • En La princesa Mononoke también es recogido el antiguo miedo y la prohibición implícita de los humanos a atravesar la morada del dios, lo que conducirá a la muerte del Shisigami, el dios ciervo de la montaña.

princesa_mononoke

  • Otros Yōkai son los Kodama, espíritus de los árboles, que pueblan el bosque sagrado en La princesa Mononoke. Pero cuando muere el Shisigami ellos desaparecen, señal de que la era de la coexistencia entre seres humanos y los entes espirituales llega a su fin. Hábil metáfora de la ruptura entre naturaleza y tecnología  en relación con la antigua creencia de que acabar con los árboles sagrados solo trae desgracias.

princesa_mononoke

  • El mismo nombre de la princesa, Mononokeprincesa de los espíritus, también está relacionada con los Yōkai. En la antiguedad Mononoke designaba a los espíritus malvados causantes de enfermedades y desastres. Lo que los relaciona con una maldición sintoísta llamada Tatari. En La princesa MononokeMiyazaki fusiona ambos elementos, advirtiendo que estos Mononoke (lobos, jabalíes o la protagonista, San), si se dejan llevar por el odio, pueden volverse Tatari, espíritus malvados.
  • En su origen, la palabra Mononoke se asocia a ánimas agitadas, a los denominados Goryō -personas asesinadas por cuestiones políticas-. Y es ahí donde Miyazaki pone el enfásis al designar a San como Mononoke. Pero la palabra Mononoke también se relaciona con espíritus de la naturaleza y de animales, así como con criaturas demoníacas. De ahí que Miyazaki introduzca a lobos, jabalíes y Kodamas como partes de un todo que es ese renovado universo mitológico.

Valoración e introducción a La Princesa Mononoke

   Excelente largometraje de animación del director de la reputada Porco Rosso, el cual llegó a nuestras pantallas con el aval publicitario de haberse erigido en el mayor éxito comercial de la historia del cine nipón dentro de su propio mercado y coincidiendo, además, con otro film japonés de dibujos animados, Pokémon (Pokémon, The First Movie, Kunihko Yuyama, 1999), más en la línea de la estética animada televisiva.

La_princesa_Mononoke   Con una narración vigorosa y pletórica de imaginación. La película es, en este último sentido, una auténtica fiesta para los amantes de mundos imaginarios y espacios míticos, ya que a pesar de ubicar su acción en un período muy concreto de la historia nipona (la era Muromachi durante el siglo XIV), propone un estupendo desfile de guerreros poderosos y heroínas salvajes, animales fabulosos y espíritus del bosque, integrados en una trama compleja y violenta.

   Debe quedar claro, ya de entrada, que pese a tratarse de un film de dibujos animados La princesa Mononoke no es, en absoluto, una película infantil: propone un relato lleno de sangre y crueldad, desarrollado de manera prolija a lo largo de más de dos horas, e incluso los personajes secundarios más ingenuos, los kodamas de los que hemos hablado, resultan más inquietantes que entrañables.

   Las aventuras del príncipe Ashitaka, un joven guerrero cuyo cuerpo está infectado por un maleficio que le va consumiendo y amenaza su vida, y San, la muchacha criada por los lobos gigantes del Bosque del Oeste, más conocida como la princesa Mononoke, sustentan un estupendo paseo mitológico por maravillas como gigantescos jabalíes convertidos en demonios cubiertos de una viscosa capa de gusanos, simios sombríos que defienden su territorio ocultos en las sombras y un espíritu mágico que sintetiza en su figura el poder regenerador de la naturaleza. Todo ello complementado con un discurso ecológico sencillo pero efectivo, que se sustenta en el contraste de las fuerzas naturales del bosque con la descripción de la actividad humana concentrada en la tala indiscriminada de árboles, la fundición del hierro y la fabricación de armas.

   En resumidas cuentas, La princesa Mononoke es una ejemplar película fantástica que armoniza un sentido del espectáculo tremendista y apocalíptico, tan característicamente nipón, con un considerable virtuosismo en lo relativo a sus estrictos logros de animación y una nada desdeñable poesía en la composición de determinadas imágenes oníricas.

Ficha Técnica

  • mononoke_hime_princess_mononokeAño.- 1997.
  • Duración.- 134 minutos.
  • País.- Japón.
  • Género.- Animación.
  • Título original.- Mononoke-Hime.
  • Director, argumento y guión.- Hayao Miyazaki.  
  • Fotografía.- Atsushi Okui (C).  
  • Montaje.- Hayao Miyazaki y Takeshi Seyama. 
  • Música.- Joe Hisaishi. 
  • Productor.- Toshio Suzuki.  
  • Producción.- Studio Ghibli / Tokuma Shoten / Nibariki.
  • Intérpretes.- Yôji Matsuda (Ashitaka), Yuriko Ishida (San, la princesa Mononoke), Akihiro Miwa (Moro), Yûko Tanaka (Lady Eboshi), Kaoru Kobayashi (Jigo), Sumi Shimamoto (Toki), Hisaya Morishige (Okkoto), Tsunehiko Kamijo (Gonza), Masahiko Nishimura (Kouroko).
  • Premios.-
    • 1997: Premios de la academia japonesa: Mejor película y premio especial.
    • 1999: Premios Annie: Nominada a mejor dirección.

!

   Fuentes: