La caza (1966)

Área de Cine y Audiovisual / Cine Club

(…) En LA CAZA se hablaba en un momento determinado de la Guerra de España, había unas cuevas y un muerto que era de la Guerra Civil, pero nos obligaron por decreto a quitar cualquier alusión a la Guerra de España. Por eso se hablaba de un muerto ‘en la Guerra’. Así todo tenía un sentido más abierto, más universal, pero, al mismo tiempo, perdía esa concreción, porque la película estaba situada en una zona geográfica concreta donde había tenido lugar una guerra, una guerra terrible entre hermanos y una guerra reciente y en LA CAZA lo que se mostraba es que, de alguna manera, volvía a renacer una guerra (…) Los cuatro personajes eran representativos de ciertos individuos del momento histórico. Algunos eran soldados cansados de un régimen, otros eran los que habían hecho negocios oportunistas en la época, como el personaje que interpreta Alfredo Mayo, y luego había un chico joven, engañado digamos .Emilio Gutiérrez Caba-, que descubre un poco con quién está a través de la película, a través de lo que está sucediendo (…)

Antonio Gregori, El cine español según sus directores, Cátedra.

Juan Carlos Rentero, “Entrevista con Carlos Saura”, rev. Dirigido por, marzo 1976.

Introducción

Con La caza (1966) se inicia el 2 de Abril de 2019, a las 18:00 horas, en la Sala Máxima del Espacio V Centenario (Antigua Facultad de Medicina en Av. de Madrid), el ciclo CineClub Universitario Meets Festival Internacional de Jóvenes Realizadores (I), que se prolongará hasta mañana miércoles, 3 de Abril de 2019. Dicha actividad cultural se enmarca en el XXV Festival Internacional de Jóvenes realizadores y está organizada por el Área de Cine y Audiovisual (Aula de Cine/Cineclub) y el Área de Humanidades (Aula de Literatura) de La Madraza.Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada junto al Festival Internacional de Jóvenes realizadores. Las dos películas que componen este ciclo se proyectarán en versión original en español y la entrada a las mismas es libre hasta completar aforo.

Los cazadores acaban cazándose entre sí

Cuatro hombres salen de caza y acaban cazándose entre sí. ¿Qué ha pasado durante una hora y media para llegar a tal desenlace? Casi nada, tan sólo recordar. No en vano tres de los cazadores pasan de los cuarenta años -o sea, tienen “pasado”- y el cuarto, mero espectador, no tendrá fuerza suficiente para detener la catástrofe. Como será tónica en Saura a partir de este momento, la acción se desdobla y evoluciona a un doble nivel. Los viejos rencores, las heridas mal cicatrizadas de una guerra civil más próxima en la mente que en el tiempo (y cuya mención explícita fue prohibida por la censura), la violencia reprimida. En suma, el mundo interior de los tres “amigos”, hallará su proyección exterior en un desierto calcinado, la asfixia de un sol aplastante, el estallido de los fogonazos y la escalofriante -y silenciosa- cacería del hurón en el interior de la madriguera.

Parábola simbólica sobre la España de la época

La película pone en escena todos los traumas y obsesiones de la sociedad franquista: No sólo la patética prepotencia de las viejas generaciones, los que hicieron la guerra y la vencieron, representados por José (Ismael Merlo) y Paco (Alfredo Mayo), sino también los servilismos y miserias provocados por un cuerpo social en continuo deterioro (Luis: José María Prada) e incluso la desazón y el desconcierto de los jóvenes, encarnados en la figura-testigo de Enrique (Emilio Gutiérrez Caba), todo ello filmado en paisajes de un fantasmagórico hiperrealismo y sometido a un intenso proceso de alegorización. En otras palabras, una situación en principio banal y cotidiana convertida en una parábola simbólica sobre la España de la época, un material de base marcadamente naturalista transformado poco a poco en un relato alucinado en el que la realidad acaba desvaneciéndose para dejar paso a un universo regido por otras leyes, otros ámbitos.

Cierre

El punto de partida de una nueva manera de contemplar la realidad española que ya no se limitaría simplemente a reflejarla, sino que también intentaría comprenderla en toda su complejidad.