EL VIAJE DE CHIHIRO (2001)

Área de Cine y Audiovisual / Cine Club

Presentación

Miyazaki    Hoy, viernes 27 de Enero de 2017, a las 21:00 horas, en la Sala Máxima (Aula Magna de la antigua Facultad de Medicina (Av.de Madrid), continuará el ciclo Maestros de Animación (I): Hayao Miyazaki, con la proyección de «El viaje de Chihiro (2001)«.

   El ciclo está organizado por el Área de Cine y Audiovisual (Cine Club Universitario / Aula de Cine) de La Madraza.Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada y cada una de las películas que lo componen se proyectan en versión original en japonés con subtítulos en español.

    El Precio normal de la entrada son 2 €; precio con carnet del Cineclub, 1,50 € y abono 10 sesiones, 9 €. Las entradas pueden recogerse en taquilla, ubicada en la mencionada Sala Máxima (Aula Magna de la antigua Facultad de Medicina), a partir de las 20:00 horas, aproximadamente.

El viaje de Chihiro: Triunfo sobre la ignorancia y los prejuicios

chihiro   Cuando Hayao Miyazaki gano el Oso de Oro en la última edición del Festival de Berlín, sorprendió que, por primera vez, un certamen de esa categoría otorgara su máximo galardón a una cinta de animación, al tiempo que una crítica más bien despistada se encontró con que ni siquiera se había molestado en ver la película. El pasmo ante el fallo del jurado era producto, una vez más, de esa falacia de considerar al cine de animación como género en sí mismo antes que como opción creativa, como producto destinado a un público concreto antes que como un canal de expresión alternativo al cine de “imagen real (y a veces uno se pregunta qué tiene de real mucha imagen real). En Occidente la cosa se agrava, además, por la inmediata identificación entre dibujo animado e infancia o, peor aún, infantilismo. En una cultura en la que, fuera de festivales especializados y públicos inquietos, el único contacto del espectador con la animación son las acomodaticias producciones Disney o DreamWorks, una obra tan rica, lírica y compleja como El viaje de Chihiro sólo puede contemplarse desde el desconcierto.

El viaje de Chihiro: El perfeccionamiento de un estilo

el-viaje-de-chihiro   Para un sector de crítica y público que, por fin, ya distingue entre “manga” y “anime”, el nombre de Miyazaki resulta tan obvio como el de Akira Kurosawa para un amante del cine nipón. Desde esa perspectiva, la película supone la lógica maduración de una poderosa e insobornable personalidad, la depuración temática y estilística de una filmografía no siempre de igual calidad, pero sí tremendamente coherente. Con El viaje de Chihiro, Miyazaki da importantes pasos en su carrera: el perfeccionamiento de sus técnicas de animación, que apenas recurren al ordenador; una concepción visual que singulariza y rubrica su estilo frente al convencionalismo inherente al anime tradicional -al igual que hizo su colega Isao Takahata a través de la austeridad en el trazo de su estupenda Mis vecinos los Yamada (Hôhokekyo tonari no Yamada-kun, 1999); y una profundidad conceptual que prescinde de la retórica e ingenuidad que lastraba anteriores trabajos (como ocurría, por ejemplo, en la algo farragosa La princesa Mononoke) y alcanza mayor sutileza, dejando un resquicio para el misterio y confiando en la belleza de los rincones oscuros.

Peculiaridades de El viaje de Chihiro

chihiro   El viaje de Chihiro es, por tanto, cine de altura, que ni siquiera debería pasar desapercibido a quienes siguen empleando la etiqueta “animación” con sentido discriminatorio. No sin ironía y amarga lucidez, Miyazaki convierte las ruinas de un parque temático -de los que “eran muy frecuentes a principios de los 90”, en palabras de uno de los personajes-, en el inquietante escenario de una revisión de “Alicia en el País de las Maravillas: la ilusión anida en un decorado de escayola y, como en todo buen cuento perverso, la maravilla guarda tenebrosos recovecos (¿alguien antes de Miyazaki se había dado cuenta de lo siniestro que puede ser un parque temático, esa hueca panacea de la cultura del ocio?).

   El escenario ficticio (es decir, real, porque ya estamos al otro lado del espejo) será un balneario que supone a la cosmogonía sintoísta lo que la mansión “Malpertuis” de Jean Ray era a la mitología griega: el refugio de divinidades que se han tornado aviesas al verse despojadas de sentido, arropadas por una imaginería que, aún siendo fiel a su autor, abunda en reminiscencias de genios europeos (Ladislas Starewicz, Karel Zeman, Jan Svankmajer). Un universo mítico y feérico que se retuerce y ensombrece en espinoso y obligado camino de iniciación, donde el propio mundo de Miyazaki encuentra hermosas equivalencias con la cultura occidental: los humanos convertidos en cerdos remiten, desde luego, a su obra (Porco Rosso), pero también a Homero o al mismísimo Lewis Carroll. No son nada desdeñables, pues, los compañeros de viaje de Chihiro, una protagonista infantil que ha sustituido la actitud maravillada e indolente de Alicia por una constante ansiedad. Hija de su tiempo, al fin y al cabo, testigo de viejas fantasías corrompidas, enfangadas (literalmente) por el desgaste de siglos de fabulación, únicamente saneadas gracias a una mirada prístina y libre de prejuicios.

El Viaje de Chihiro

Ficha Técnica

  • El_viaje_de_ChihiroAño.- 2001.
  • Duración.- 125 minutos.
  • País.- Japón.
  • Género.- Animación.
  • Título original.- Sen to Chihiro no kamikakushi.
  • Director, argumento y guión.- Hayao Miyazaki.  
  • Fotografía.- Atsushi Okui (C).  
  • Montaje.- Takeshi Seyama. 
  • Música.- Joe Hisaishi. 
  • Productor.- Toshio Suzuki.  
  • Producción.- Studio Ghibli / Tokuma Shoten.
  • Intérpretes.-  Rumi Hiiragi (Chihiro / Sen), Miyu Irino (Haku), Mari Natsuki (Yubaba / Zeniba), Takashi Naitô (Akio Ogino), Yasuko Sawaguchi (Yuko Ogino), Tatsuga Gashûin (Aogaeru), Ryûnosuke Kamiki (Bô), Yumi Tamai (Rin), Bunta Sugawara (Kamaji), Takehiko Ono (Aniyaku). 
  • Premios.-
    • 2002: Oscar: Mejor largometraje de animación.
    • 2003: Nominada Premios BAFTA: Mejor película de habla no inglesa.
    • 2002: Festival de Berlín: Oso de Oro (ex aequo con «Bloody Sunday»).
    • 2002: Nominada Cesar: Mejor película extranjera.
    • 2002: National Board of Review: Mejor largometraje animado.
    • 2002: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor largometraje de animación.
    • 2002: Festival de Sitges: premio especial (Hayao Miyazaki). 2 nominaciones.
    • 2002: Critics’ Choice Awards: Mejor largometraje de animación.
    • 2002: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor largometraje de animación.

!

   Fuentes: Cuaderno del Cine Club Universitario.