EL COLOR PÚRPURA (1985)

Área de Cine y Audiovisual / Cine Club

Palabra de la crítica

EL COLOR PÚRPURA es espléndida, sin paliativos, y sorprende precisamente en los apartados donde más le estaban esperando a Spielberg sus detractores: contiene personajes memorables e interpretaciones magníficas, juega ejemplarmente la carta de la emoción sin caer apenas en lo melifluo ni el falso pudor y debe ser lo más parecido a un gran melodrama que Hollywood nos haya enviado en los últimos años.”

Antonio Weinrichter

EL COLOR PÚRPURA presenta una modélica realización, y sobre todo, un espectacular diseño de producción, dos elementos presentes en todas sus obras precedentes. Es la constatación de que tras la cámara se encuentra un director que no solo conoce su trabajo, sino que es capaz de narrar con imágenes de una manera envidiable”.

Israel Paredes Badía

Palabra de Spielberg

spielbergpurpleLeí el libro de Alice Walker y me conmovió, me afectó mucho emocionalmente. Mi primer impulso fue pensar que resultaría una maravilla, pero de difícil traslación a la pantalla. Tenía miedo de que al hacer esta película descubriera mis limitaciones, de enfrentarme a un muro que me impidiera avanzar y que me obligara a dar marcha atrás. Pero necesitaba hacerla, era el mayor reto de mi vida y la hice para mí mismo. No contaba con un guión. Quería que cada día fuese una experiencia original. Partí de nada y no sabía adónde quería llegar. Me contentaba con rodar con los actores lo que más me apetecía día tras día.”

“Tomé dos películas como modelos: Las uvas de la ira (The grapes of wrath, John Ford, 1940) y Los mejores años de nuestra vida (The best years of our lives, William Wyler, 1946). La primera por su estilo y su emoción, la segunda por la forma en que trata de la historia de varios personajes al mismo tiempo”.

Steven Spielberg

Presentación

ccu-ciclo-nov_16b    Hoy, a las 21:00 horas, en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada, continua el ciclo Maestros del cine contemporáneo (VII): Steven Spielberg (3ª parte). La década de los 80, con la proyección de «El color púrpura (1985)«, celebrando el setenta cumpleaños del director.

   El ciclo está organizado por el Área de Cine y Audiovisual (Cine Club Universitario / Aula de Cine) de La Madraza. Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada y cada una de las películas que lo componen se proyectan en versión original en inglés con subtítulos en español.

   El Precio normal de la entrada son 2 €; precio con carnet del Cineclub, 1,50 € y abono 10 sesiones, 9 €.

Fuente de inspiración: La novela «El color púpura«

el_color_purpura    De principios de 1909 a finales de 1937, casi treinta años de la vida de una mujer, Celie, la sufrida protagonista de la novela de Alice Walker El color púrpura”, publicada en 1982 y ganadora, al año siguiente, del premio Pulitzer. “El color púrpura” es una novela epistolar, escrita por una mujer negra, y protagonizada en casi su totalidad por negros. Es, claro está, una obra de denuncia de los malos tratos en que han vivido -o sobrevivido, pues no se puede llamar vivir a esa odisea existencial que nos pintó la autora a través de la figura de Celie– y en gran parte del mundo siguen viviendo los negros, pero también es una exaltada reivindicación de los derechos de la mujer -si ser negro, en el estado de Georgia de principios de siglo, donde tiene lugar la acción del texto, era ya de por sí una penuria, ser a su vez mujer rizaba el rizo de lo humanamente tolerable-, no ya, por supuesto, desde una óptica laboral, sino en la más pura de la esencia humana.

   Esta novela singular, bien cosida, emotiva y sentimental tentó la vena emocional de Steven Spielberg, quien decidió adaptarla a la pantalla.

El corazón púrpura: Cambio de estilo y sorpresa de la crítica

   Cuando Spielberg se enfrenta a esta adaptación, está entrando en una nueva etapa en su carrera. Se acerca a la realidad de una forma más natural. EL COLOR PÚRPURA tiró por el suelo el esquema crítico que hasta la fecha manejaban la mayoría de sus detractores. Como se vio que todo aquello que siempre se le había reprochado -cine hueco, sin historia y disimulado por los efectos especiales- no aparecía a lo largo del film. Se pensó, y así se dijo, que no era lo suyo revolver en las raíces del melodrama y mucho menos si éste era de carácter racial. Con este film los adultos que se habían resistido a llorar con E.T. no pudieron sustraerse a este intenso drama. Porque EL COLOR PÚRPURA es una magnífica película y está llena de escenas magistralmente resueltas, en la línea más pura del melodrama clásico -por ejemplo la separación de Nettie y Celie está rodada con un dramatismo de una crueldad pocas veces visto en el cine de los 80-.

Rasgos a destacar de El corazón púrpura

el_color_purpura   Spielberg y su guionista utilizan una estructura tradicional, circular para adaptar la novela. Tanto en la escena que abre el film como en su final, vemos a las dos hermanas protagonistas jugando en medio de un campo lleno de flores color púrpura. En medio han pasado más de veinticinco años y en la escena que cierra el film, la luz del sol veraniego se sustituye por la luz anaranjada del crepúsculo.

   El film es una reflexión sobre la condición humana en general y sobre la femenina en particular. Contada de una manera muy hermosa, tanto en imagen como en guión, viene a ser una carta continua de una mujer, Celie, dirigida al Buen Dios, esperando noticias suyas  o que, al menos, le diga que se encuentra allí arriba y la está observando; más tarde, será Celie la destinataria de tantas y tantas cartas de su hermana Nettie. Como símbolo representativo de todo ello -que a fin de cuentas no es más que la materialización de esa esperanza: el amor de una hermana que confirma y reafirma el amor de Dios-, Spielberg utiliza los planos del viejo, destartalado e inocente buzón que, incapaz de recibir los mensajes de Dios, acierta a acoger los escritos de Nettie hasta que el villano de Albert los estirpa y los hace desaparecer.

   Spielberg, pues, se atreve con una de las más resbaladizas tradiciones melodramáticas, la que tiene el espíritu antisegregacionista por un lado y la causa de la liberación de la mujer por otro. Y lo hace combinando sonrisas y lágrimas a partes iguales en una textura narrativa deudora, en gran medida, del mejor Dickens -de “Oliver Twist”, por ejemplo, y más allá del ejemplo, por cuanto es precisamente ese texto el libro de cabecera de Celie y el libro que le lee a Nettie en sus días de adolescencia y columpios- y deudora, también, ya desde un punto de vista estrictamente cinematográfico, del cine de David Wark Griffith, del de David Lean y, muy especialmente, del de John Ford, por algo sus imágenes, de una hermosura espectacular, destilan un aliento épico y romántico parangonable al de esos maestros, parangonable a Lirios rotos (Broken blossom, 1919), La hija de Ryan (Ryan’s daughter, 1970) y Doctor Zhivago (id., 1965) o Centauros del desierto (The searchers, 1956). De Centauros del desierto, concretamente, además de las afinidades por los cielos cuyas nubes cargan dramáticamente la intensidad de las acciones vividas a ras de suelo, por el núcleo familiar, los porches y las mecedoras, hay un explícito homenaje en los momentos terminales del film, cuando, inesperadamente, Celie y Shug ven acercarse desde la lejanía a esos seres queridos por quienes sus corazones, el de Celie en primer lugar, palpitaran durante lustros y lustros. La misma fuerza sentimental, la misma pulsión romántica, homérica casi, invade uno y otro film, y hasta la misma figura desencajada del paisaje, el mismo perdedor, criatura sin rumbo posible: John Wayne en el caso de Ford, Danny Glover -el marido de Celie, finalmente entrado en corazón- en el de Spielberg.

Ficha Técnica

 

  • the_color_purpleAño.- 1985.
  • Duración.- 155 minutos.
  • País.- EE.UU.
  • Género.- Melodrama.
  • Título Original.- The color purple.
  • Director.- Steven Spielberg. 
  • Argumento.-  La novela homónima (1982) de Alice Walker. 
  • Guión.- Menno Meyjes.  
  • Fotografía.- Allen Daviau (1.85:1 – Technicolor).  
  • Montaje.- Michael Kahn. 
  • Música.- Quincy Jones. 
  • Coreografía.-  Claude Thompson. 
  • Productor.- Steven Spielberg, Kathleen Kennedy, Frank Marshall y Quincy Jones.  
  • Producción.- Amblin Entertainment para Warner.
  • Intérpretes.- Whoopi Goldberg (Celie), Danny Glover (Albert), Margaret Avery (Shug Avery), Oprah Winfrey (Sofía), Willard Pugh (Harpo), Akosua Busia (Nettie), Rae Dawn Chong (Squeak), Adolph Caesar (viejo Johnson), Dana Ivey (srta. Millie), Leonard Jackson (Pa Harris), Bennet Guillory (Grady), Laurence Fishburne (Swain), John Patton Jr. (predicador), Phillip Strong (Mayor), James Tillis (Buster), Carl Anderson (reverendo Samuel).
  • Premios.- 11 candidaturas a los Oscars: Película, Guión Adaptado, Actriz principal (Whoopi Goldberg), Actrices de reparto (Margaret Avery y Oprah Winfrey), Fotografía, Banda Sonora, Canción (“Miss Celie’s blues”), Dirección Artística (Michael Riva, Bo Welch y Linda DeScenna), Vestuario (Aggie Guerard Rodgers) y Maquillaje (Ken Chase).

ccu-ciclo-nov_16

    Fuente: Cuaderno del Cine Club Universitario.