El Caballero Oscuro: La leyenda renace (2012)

Área de Cine y Audiovisual / Cine Club

Cuando observas las tres películas te das cuenta de que los personajes han envejecido. En Batman begins, Christian [Bale] parece un muchacho en los flashbacks en los que interpreta al joven Bruce Wayne. Y sin embargo, en EL CABALLERO OSCURO: LA LEYENDA RENACE apenas lleva maquillaje. Si hubiéramos rodado los tres films de una sola vez, si hubiéramos concebido la historia de un tirón, no creo que hubiéramos logrado esa sensación real sobre el paso del tiempo y el envejecimiento de los personajes: el modo en que Gary Oldman envejece, el modo en que Michael Caine envejece… Existe un realismo asombroso en todos esos cambios que confiere una línea temporal a las películas”.

Christopher Nolan

Introducción

Con la película El Caballero Oscuro: La leyenda renace (2012) continúa el ciclo “Cineastas del siglo XXI (IV): Christopher Nolan” a la vez que finaliza el ciclo “Cineclub Universitario meets Granada Noir (II): negras viñetas en negro celuloide“, el 30 de noviembre de 2018, a las 21:00 horas, en la Sala Máxima del Espacio V Centenario (Antigua Facultad de Medicina en Av. de Madrid). Ciclo organizado por el Cine Club Universitario / Aula de Cine de La Madraza. Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada. La película se proyectará en versión original en inglés con subtítulos en español y la entrada a la misma es libre hasta completar aforo.

La Mujer Gato como contrapunto egoísta al Hombre Murciélago

En El Caballero Oscuro: La leyenda renace , la acción empieza ocho años después de los hechos narrados en El caballero oscuro, que eran los años que Nolan llevaba enredado con la trilogía. Circunstancia que aprovechó para darle más credibilidad a la historia. En esta se presenta a Selina (Anne Hathaway), una ladrona conocida como La Gata, que se sirve de la máscara no para inspirar miedo, sino como arma de seducción añadida (en “Batman: Año Uno”, era una prostituta que se prestaba a juegos sadomasoquistas, de ahí el traje de cuero, látigo y el antifaz). La Mujer Gato ofrece un adecuado contrapunto egoísta al Hombre Murciélago: Ella actúa en su propio beneficio; es una superviviente; el mundo la ha endurecido hasta el punto de no sentir el menor remordimiento. En El Caballero Oscuro: La leyenda renace su obsesión es hacerse con un programa informático, Tabla Rasa, que le permitirá desaparecer de las bases de datos del planeta y rehacer su vida en cualquier otra parte.

Un adversario diametralmente opuesto al Joker

Bane (Tom Hardy) es un adversario diametralmente opuesto al Joker: “Queríamos hacer justo lo contrario que con la película anterior y usar un villano con un pasado jugoso”, declaró Nolan. Bane es un terrorista con un amplio historial como mercenario, relacionado con un golpe de Estado en un país africano. Es un gigantón de aspecto simiesco y refinada inteligencia, que lleva una especie de bozal con un fin práctico: Le ayuda a respirar y a mitigar el dolor de antiguos golpes. Al igual que Bruce Wayne, Bane fue adiestrado por la Liga de las Sombras y quiere llevar a término el proyecto de Ra’s al Ghul de borrar la ciudad del mapa. Bane se presenta con un halo mesiánico: “Soy el Apocalipsis de Gotham”, dirá de sí. Bane invoca el fin del mundo en un momento especialmente duro para la sociedad occidental, inmersa en una honda crisis económica que dañó seriamente el llamado Estado del Bienestar. La presentación en sociedad de Bane deja las cosas claras: Su primer objetivo es el edificio de la Bolsa; un golpe directo al corazón del sistema capitalista. “Esto es la Bolsa, aquí no hay dinero para robar”, exclama un bróker al irrumpir Bane y los suyos. “¿En serio? -responde él con sorna-. Entonces, ¿qué estáis haciendo aquí vosotros?”. Esta set piece de ejecución implacable facilita la reaparición del Hombre Murciélago tras años de inactividad. Una vez más, Nolan no se muestra en desacuerdo con el villano de la función, sino con sus métodos. Bane tiene sus razones y son poderosas. Lo que lo desacredita es la estrategia del terror, el recurso a la destrucción. El cambio de sistema no puede pasar por la reducción a escombros de lo que existe, viene a decirnos el cineasta.

Cierre: La sombra del 11-S

El Caballero Oscuro: La leyenda renace rehabilita a Batman de cara a los ególatras y frívolos habitantes de Gotham, y cierra la trilogía de Christopher Nolan en torno al personaje de manera tan personal como sugerente. Bruce Wayne, por fin, tendrá la oportunidad de encontrar su identidad más allá de su armadura de Kevlar, de su batmóvil, de su gadgets para combatir a villanos tan paranoides y enloquecidos como él. Y todo ello sin renunciar a las esencias más modernas del personaje, combinando elementos de los cómics “Knightfall” y “Batman: El regreso del Señor de la Noche”. Christopher Nolan ha creado el film de su serie sobre Batman más impactante y visualmente perturbador.

En El Caballero Oscuro: La leyenda renace, más que en ningún otro título de la trilogía, advertimos la sombra del 11-S. Bane es un terrorista nihilista menos atractivo que El Joker, pero mucho más agresivo, capaz de socavar, primero, los intereses capitalistas y banqueros como revela el asalto a la Bolsa, continuando con el robo de un dispositivo nuclear que pone en jaque no solamente a toda la ciudad de Gotham, sino a los Estados Unidos al completo. Significativamente, el villano se presenta a sí mismo como un libertador, pero en realidad es un destructor que embauca a los ciudadanos de una sociedad débil. De este modo, descubrimos que las opiniones políticas de Nolan no son diferentes a las de Shakespeare o de Dickens, centrados en un visceral odio hacia la gente que actúa como una mafia o una secta, movida por la avaricia y falsos ideales revolucionarios, una profunda desconfianza de los políticos y la creencia en la preservación del orden social en un mundo fluctuante.

Fuente: Cuaderno del Cine Club Universitario / Aula de Cine.

Te animo a compartir este post para que llegue al mayor número de personas posibles. ¡Muchas Gracias!