Cargando Eventos

09 Jun, 2016 · 20:00 / Palacio de la Madraza – Gabinete de Teatro

Descifrando la “ruta del jade” en Mesoamérica-Caribe: estudio geo-arqueológico de artefactos de jade pre-Colombinos en el Caribe e implicaciones geológicas y antropológicas

Antonio García Casco

Área de Patrimonio y Ciudad / Cátedra de Patrimonio


Entrada libre hasta completar aforo

Descarga aquí el PDF con la información adicional de la conferencia

El próximo 9 de junio a las 20,00 h. en Gabinete de Teatro de La Madraza, Antonio García Casco, catedrático de Petrología y Geoquímica de la Universidad de Granada, impartirá la conferencia “Descifrando la “ruta del jade” en Mesoamérica-Caribe: Estudio geo-arqueológico de artefactos de jade pre-Colombinos en el Caribe e implicaciones geológicas y antropológicas” organizada por la Cátedra de Patrimonio de la Universidad.

En esta charla se revisará el origen del jade y rocas asociadas, sus características geológicas y petrológicas con énfasis en el caribeño, y la relevancia de estas rocas para los estudios arqueológicos. En concreto, se ofrecen los resultados de una investigación geo-arqueológica de artefactos de jade recolectados en un largo número de asentamientos de diferentes islas (Antillas Menores, Islas Vírgenes, Puerto Rico y República Dominicana) que datan de la Edad Cerámica (450-1500 AD), lo cual convierte este estudio en el más ambicioso de su tipo jamás llevado a cabo en la geo-arqueología del Caribe. Los resultados de este estudio (en parte inéditos) sugieren que las jadeititas dominicanas y cubanas fueron usadas solo desde ca. 700 AD en las Antillas Mayores (República Dominicana, Puerto Rico, Cuba y posiblemente el archipiélago de las Bahamas) en el contexto de los cacicazgos Taínos de la edad cerámica tardía que vieron la llegada de los invasores europeos a partir de 1492, y que las jadeititas guatemaltecas fueron usadas en las Antillas Menores, Islas Vírgenes y Puerto Rico desde ca. 450 AD (Edad Saladoide tardía). Sin embargo, las evidencias petrológicas en artefactos de éstas últimas islas también apuntan la existencia de una fuente de jade no identificada de la cual llegaron materiales desde, al menos, ca. 450 AD. Argumentos antropológicos y geológicos convergen en sugerir que las fuentes “perdidas” de este jade pueden encontrarse en el norte de Venezuela. Emerge por tanto un escenario antropológico general en el que las fuentes continentales de jade fueron usadas con anterioridad y solo al sur de Puerto Rico, en tanto que las fuentes locales fueron explotadas sólo más tarde, durante los movimientos de población que dieron lugar a la ocupación de las Antillas Mayores y a la cultura Taína.